Cuando NO, duele. Cuando NO, se despierta de un sueño y se esfuman los anhelos. Cuando NO, la realidad pega duro como una pared que estaba ahí, invisible; y que […]

error: Contenido protegido por derechos de autor.