Mirá la imagen. Esa tormenta ¿está llegando o se está yendo?

La respuesta a esa pregunta va a depender de tu percepción, del ahora.

Y no, no sé si esa foto es de una tormenta que pasó, que está llegando, o si pasó por delante y no dejó su lluvia sobre ese campo. Ni siquiera estoy segura de que sea una foto real o una composición digital.

Lo que si es real es que cuando la vi por primera vez, esa tormenta se estaba acercando inminentemente. Mi percepción en ese entonces estaba siendo funcional a ese determinado momento y situación en mi vida, y por eso le di ese significado.

Esa incomodidad, el miedo, la nostalgia que encendía esta imagen en mí me dijo mucho de lo que estaba sintiendo muy dentro mío. Entonces decidí guardarla para poder compartirla cuando pudiera poner en palabras todo esto. Tal vez desordenadamente, pero en palabras al fin.

Reflexiono entonces en qué tan objetivos podemos ser, y ejemplos como este me hace sentir que no estamos ni cerca de serlo. Como esta imagen, la vida está repleta de hechos y cada uno de nosotros podremos observar, aislar, desmenuzar, transformar e incorporarlos según nuestra atención, nuestra necesidad, nuestra subjetividad más absoluta.

Existen esas personas “positivas” que ven lo hermoso de los destellos de brillos en el reflejo de un espejo hecho añicos, mientras que los “pesimistas” solo piensan en todos los años de mala suerte que vendrán por el mismo espejo. Todos podemos ser del primer grupo o del segundo, dependiendo de la percepción que resulta tan subjetiva.

Darnos cuenta de esto, pensarlo y analizarlo, nos ayuda a concebir el mundo con más amplitud. Que por ejemplo, el dolor es el resultado de algo que disparó y estimuló esa emoción, pero que llevándolo a otro plano podemos transformar ese dolor en otro sentimiento y ahí es justamente donde estaremos poniendo en práctica nuestra capacidad de resiliencia.

Lejos del “después de la tormenta, siempre sale el sol”, el acto reflejo de recordar que esto “también pasará” puede que haga que esa tormenta que se siente venir, pase mas rápido… o mejor, que refresque nuestro andar… o mucho mejor aún, que a la larga entendamos que hay tormentas tan maravillosas que nos ayudan a ser como somos: fuertes. Mucho más fuertes.


Soy Maru Pesuggi, autora del libro ¡Que me parta un Milagro!, desde mi propia búsqueda quiero acompañarte en tu camino.

¿Todavía no lo leiste? El libro: http://libro.quemepartaunmilagro.com.ar

  • ►► ¡FORMÁ PARTE Y ESTEMOS EN CONTACTO! ◄◄
  • Canal de YouTube: https://redesmaru.page.link/YouTube
  • Instagram: https://redesmaru.page.link/instagram
  • Facebook personal: https://redesmaru.page.link/facebook
  • Facebook Libro: https://redesmaru.page.link/facebookpage
  • Grupo Fertilidad en Tribu: https://redesmaru.page.link/grupo
  • Twitter: https://redesmaru.page.link/twitter

Comentarios en Facebook

Dejar un comentario